1. La primera fiesta de Año Nuevo de la que se tienen referencias históricas se celebraba en Babilonia (en la actual Irak). Tenía lugar a mediados de marzo, coincidiendo con el equinoccio de primavera, y duraba nada menos que once días (¡y nosotros nos quejamos de que la Navidad es larga!).

2. Los antiguos romanos consideraban el primer día del año el 25 de marzo, que era cuando daba comienzo la primavera. Por entonces era común el uso de calendarios lunares más adecuados a los ciclos agrícolas (la siembra, la cosecha…).

3. En el año 153 a.c., para poder planificar con tiempo las campañas militares de las Guerras Celtibéricas, se declaró el 1 de enero como primer día del año mediante un decreto del Senado romano .

4. Julio César fue el primer emperador romano que decidió acabar con los desfases de tiempo que creaban los distintos calendarios lunares utilizados en el Imperio. En el año 46 a.c. creo el calendario Juliano que contabilizaba 365 días al año y cada cuatro años, 366. Tenía 12 meses y comenzaba en enero.

5. El año que se implantó en calendario juliano se denominó Año de la Confusión pues para arreglar los desajustes hubo que contabilizar 455 días y agregar dos meses de 33 y 34 días entre noviembre y diciembre.

6. La fiesta de Año Nuevo fue abolida por los cristinanos por considerarla pagana y sustituida por la fiesta de la Circuncisión de Cristo.

7. Durante la Baja Edad Media, entre los siglos XI y XIII, se tienen referencias de celebraciones de Año Nuevo. Los británicos lo celebraban el 25 de marzo, los franceses, el domingo de Pascua y los italianos, el de Navidad, que entonces era el 15 de diciembre; sólo en la Península Ibérica se celebraba el 1 de enero.

8. La aceptación general del 1 de enero como día de Año Nuevo data de los últimos 400 años.

9. El calendario gregoriano, que es el que actualmente se emplea en casi todo el mundo, debe su nombre al Papa Gregorio XIII y sustituyó al calendario juliano en 1582. Se creo para ajustar el calendario civil con el calendario litúrgico.

10. El calendario gregoriano tiene un desfase de aproximadamente medio minuto al año con respecto al año trópico (el tiempo real que tarda la tierra en dar una vuelta completa alrededor del sol). Esto significa que cada 3320 años hay que añadir un día al año; lástima que me lo voy a perder…

11. El calendario gregoriano se fue implantando paulatinamente en casi todo el mundo entre 1582 y 1923. Grecia fue el último país en adoptarlo.

12. La tradición de tomar 12 uvas para despedir el año procede de Madrid. El primer registro que se tiene de ella es de un artículo de prensa de 1897. Parece ser que se inició entre las clases populares para ridiculizar la costumbre de la aristocracia y la burguesía de tomar uvas y champán en Nochevieja como hacía la nobleza francesa. En 1909, como consecuencia de un excedente en la producción de uva, los agricultores levatinos tuvieron la idea de popularizar el hábito por todas las regiones españolas. Y hasta hoy.

Pues bien, con estas 12 curiosidades a modo de 12 uvas me despido del 2010 y os deseo un MUY FELIZ 2011 y que nos sigamos encontrando en este rinconcito.

Anuncios